Página de Introducción

Soy un educador, investigador de la comunicación, productor de multimedia y un activista chicano.
Mi trabajo es interdisciplinario; cruza los campos de la comunicación política, la teoría de la mediatización, la cultura e identidad política, los estudios latinoamericanos, discurso y memoria de los derechos humanos, los estudios chicanos, los estudios fronterizos y la producción mediática de los movimientos sociales. Mi libro de 2018, Television, Democracy, and the Mediatization of Chilean Politics (Televisión, democracia y la mediatización de la política chilena), demuestra cómo la publicidad política televisada creada en el contexto de la transición de 1988 del gobierno militar al civil ayudó a transformar la cultura política de ese país.

He sido educador durante mucho tiempo y me enorgullece admitir que también he sido camarógrafo, editor de varios periódicos, trabajador de la construcción y construí mi propio lowrider. Sigo siendo un organizador comunitario, habiendo fundado y ocupado puestos de liderazgo dentro de numerosas organizaciones. Una parte sustancial de mi trabajo comunitario ha involucrado la producción de medios. He publicado de forma independiente varios libros no académicos y producido docenas de folletos, libretas y documentales. También tengo una amplia experiencia trabajando con tecnologías de comunicación digital. He creado docenas de sitios web, dirigido campañas en las redes sociales y administro múltiples cuentas bilingües en las redes sociales que llegan a cientos de miles de seguidores.


Mis investigaciones se sitúan en la intersección de la comunicación política crítica-humanísta, los estudios culturales, los estudios chicanas/os/x-Latinas/os/x y los estudios latinoamericanos. Este trabajo es comparativo y de métodos mixtos, y se centra en las “prácticas mediáticas” latinoamericanas y estadounidenses como objeto de análisis, para examinar cómo las tecnologías de la comunicación reconfiguran las normas democráticas y la cultura política en el contexto del capitalismo neoliberal contemporáneo. Mi marco conceptual se basa en tres campos de la investigación en comunicación: las tradiciones latinoamericanas de análisis crítico de los medios, la teoría de la mediatización de Europa occidental y los conceptos de Europa del Este y América del Norte extraídos de la Teoría de la Actividad Cultural-Histórico (CHAT).

Durante la década de 1980, la televisión emergió como el medio dominante en América Latina, mientras que la experiencia regional con el neoliberalismo dictatorial se reformuló como una renovación de la “tercera ola” de la cultura política transnacional. Dentro de ese contexto, los académicos latinoamericanos anticiparon la necesidad de ampliar los métodos tradicionales de análisis de los medios para incluir dinámicas de cambio sociocultural centradas en los medios. Jesús Martín Barbero y sus contemporáneos centraron su atención en la relación entre cambio cultural, consumo y prácticas mediáticas como objeto de análisis, en la medida en que sus teorías sobre los medios se convirtieron en un campo diferenciado de investigación comunicacional (Barranquero, 2011; Barranquero Carretero Y Saez Baeza, 2017; Szurmuk y Waisbord, 2011; Martín Barbero, 1987). La obra fundamental de Martín Barbero, De los Medios a las mediaciones: Comunicación, cultura y hegemonía, es el ejemplo más destacado de esta investigación mediática latinoamericana. En este libro de 1987, explicó los orígenes de este giro sociocultural:

La comunicación desde la cultura

Durante largo tiempo la verdad cultural de estos países [latinoamericanos] importó menos que las seguridades teóricas. Y así anduvimos convencidos de que lo que era comunicación debía decírnoslo una teoría — sociológica, semiótica o informacional —, pues sólo desde ella era posible deslindar el campo y precisar la especificidad de sus objetos. (…) Habíamos necesitado que se nos perdiera el “objeto” para encontrar el camino al movimiento de lo social en la comunicación, a la comunicación en proceso. (…) En la convergencia del nuevo sentido que adquieren los procesos de trasnacionalización con la nueva concepción que cobra lo político, emerge en América Latina una valoración nueva, profundamente nueva de lo cultural. No faltan quienes piensen que esa valoración es sospechosa: estaría encubriendo la evasión política resultante de la incapacidad para hacer frente a la crisis de las instituciones y los partidos. Esa sospecha acierta para aquellos casos en que “se hace cultura mientras no puede hacerse política”. Pero algo radicalmente distinto se produce cuando lo cultural señala la percepción de dimensio- nes inéditas del conflicto social, la formación de nuevos sujetos —regionales, religiosos, sexuales, generacionales— y formas nuevas de rebeldía y resistencia. Reconceptualización de la cultura que nos enfrenta a la existencia de esa otra experiencia cultural que es la popular, en su existencia múltiple y activa no sólo en su memoria del pasado, sino en su conflictividad y creatividad actual. Pensar los procesos de comunicación desde ahí, desde la cultura, significa dejar de pensarlos desde las disciplinas y desde los medios. Significa romper con la seguridad que proporcionaba la reducción de la problemática de comunicación a la de las tecnologías… (P. 220-229. Para leer la seccion completa, 220-229, vea aqui.) 

Este enfoque marcadamente latinoamericano predijo lo que ahora se reconoce como el metaproceso globalizado de la “mediatización” (Scolari y Rodríguez-Amat, 2018). La investigación sobre la mediatización comenzó como una línea de investigación de Europa Occidental y América del Norte que se propuso capturar “las amplias consecuencias para la vida cotidiana y la organización práctica (social, política, cultural, económica) de los medios y, más particularmente, de la difusión generalizada de los contenidos de los medios. y plataformas a través de todo tipo de contexto y práctica ”(Couldry y Hepp, 2013, p. 191; Couldry y Hepp, 2017). En 2017, Nick Couldry y Andreas Hepp ampliaron su definición de mediatización como “abreviatura de todas las transformaciones de los procesos comunicativos y sociales, y las formas sociales y prácticas construidas a partir de ellos, que se derivan de nuestra creciente dependencia de los procesos de mediación de base tecnológica e institucional ( […] [esto] no es sólo un tipo de cosa, una ‘lógica’ de hacer las cosas; de hecho, se entiende mejor no como una ‘cosa’ o ‘lógica’ en absoluto, sino como la variedad de formas en que los posibles ordenamientos de las redes sociales por los medios se transforman y estabilizan aún más a través de ciclos de retroalimentación continuos ”(2017, p. 4) . Mi uso de la teoría de la mediatización se centra en las “prácticas de los medios” como objeto de análisis.

Finalmente, el trabajo sociocultural de los primeros psicólogos rusos soviéticos que sirve como base para la Teoría de la Actividad Cultural-Histórica (CHAT) ofrece herramientas conceptuales excepcionalmente sólidas para exámenes comparativos de artefactos y prácticas mediáticas. Aquí, el trabajo de Lev Vygotsky, Aleksei N. Leontiev y Alexander Luria ocupa un lugar destacado, así como el trabajo más contemporáneo de Michael Cole, Yrjö Engeström y James Wertsch. En toda Europa y América del Norte, las teorías socioculturales como CHAT se centran en cómo las prácticas y los artefactos histórico-culturales median el aprendizaje y el desarrollo humanos. CHAT proporciona lo que le falta a la teoría de la mediatización en términos de herramientas conceptuales bien desarrolladas que respalden los exámenes empíricos de la actividad mediada y la diversidad cultural. Los investigadores que utilizan estas idea describen CHAT cómo enfocado en la “(…) organización cultural de la vida humana. El énfasis dual en la mediación y la actividad está implícito en la centralidad de la cultura en la vida humana ”. (LCHC, 2008). Las conceptualizaciones de CHAT ponen en primer plano el cambio histórico, la primacía de lo “social” y la importancia vital del contexto sociocultural, dimensiones que a menudo están fuera del alcance del análisis de los medios más tradicionales. Sobre todo, CHAT convierte la mediación y la acción social en una unidad de análisis viable; una que es necesaria para estructurar las comparaciones de la relación entre los textos mediáticos, las prácticas mediáticas y el cambio sociocultural.

Mi marco de mediatización sociocultural no presupone un argumento de efectos mediáticos causales. En cambio, ayuda a rastrear la disposición de las dimensiones clave que son comunes dentro de las prácticas mediáticas contemporáneas. El marco pone de relieve las variaciones en la disposición de las manifestaciones mediadas a naturales de un fenómeno, lo que facilita un análisis de la diferenciación y disociación de la cultura política mediada de la vida política natural y experiencial. Las evaluaciones empíricas y comparativas de las relaciones dinámicas entre estas dimensiones revelan vínculos indiscernibles entre las prácticas de los medios de comunicación y la cultura política.

Al colocar estos tres campos de la investigación en comunicación en la conversación, comencé a elaborar mi propia agenda de investigación en comunicación política, crítica, comparativa, chicana/o/x, latina/o/x, del Sur Global. Este tipo de análisis es útil para explorar una de las cuestiones más urgentes de las prácticas de comunicación política digital contemporánea. Por ejemplo, cuando se ve la dinámica de las “noticias falsas”, en lugar de mirar este tema a través del lente de la “alfabetización mediática”, una teorización sociocultural de las “noticias falsas” comienza con la pregunta centrada en el proceso, ¿cómo funcionan los artefactos de la tecnología digital? ¿La comunicación política surge como un campo primario para la acción sociopolítica, incluso cuando no están fundamentadas en el mundo natural y corpóreo (a veces denominado “LVR – en La Vida Real”)?

La introducción de los conceptos de mediatización y CHAT a los exámenes comparativos en curso de la comunicación política latinoamericana resultó en mi libro de 2018, Televisión, democracia y la mediatización de la política chilena. En este libro, empleé métodos de investigación tanto cualitativos como cuantitativos para examinar la Franja de Propaganda Electoral de 1988 como un “artefacto mediático de la cultura política chilena”. Las Franjas fueron una campaña publicitaria política de un mes de duración que incluyó el primer mensaje político de oposición permitido en la televisión nacional en los 15 años transcurridos desde el golpe de estado de 1973 de Pinochet. A fines de la década de 1980, el régimen militar chileno tenía la intención de extender su dominio sobre el país y en 1988 autorizó la transmisión sin censura de las Franjas como parte de un esfuerzo por legitimar su control sobre la transición negociada de Chile de una dictadura militar a un gobierno civil. Al situar primero a las Franjas dentro de la historia política chilena, realicé una lectura textual de programas seleccionados de Franjas, así como una evaluación cuantitativa del material audiovisual como una serie completa. Me propuse demostrar cómo las franjas televisadas a nivel nacional se convirtieron en una experiencia fundamental y cualitativamente democrática dentro de la cultura política chilena, al tiempo que ratificaba la continuidad antidemocrática del poder dictatorial militar y económico. En otras palabras, lo que caractericé como la “mediatización de la política chilena” se centró en las Franjas como un “artefacto mediático” de la cultura política chilena que ejemplificó una reconciliación de otro modo imposible entre los partidarios del régimen de Pinochet y la oposición mayoritaria.

El microanálisis de los segmentos de Franja que desarrollé para mi libro (informado por mi experiencia en la producción multimedia), me convenció de que las investigaciones socioculturales de mediatización de las técnicas de postproducción digital no lineal que son exclusivas de los artefactos mediáticos altamente evocadores (y los correspondientes marcadores audiovisuales) constituyen un nuevo enfoque metodológico con el potencial de convertir la intencionalidad de los medios en una categoría cuantificable a escala. Un método que respalde la intencionalidad de los medios de cuantificación viable puede ayudar potencialmente a los investigadores de “big data” a generalizar los análisis que de otro modo podrían centrarse en “resultados algorítmicos” específicos o estar limitados a una plataforma digital en particular.

El proyecto de mi segundo libro, Trump’s Media Wall: The Vilification of Latin America in U.S. Political Culture, proporciona un relato completo de la crítica estratégica de los latinoamericanos como piedra angular del movimiento trumpiano. Incluye exámenes comparativos de métodos mixtos de las estrategias de alcance electoral de las latinas / o / x de 2020, las prácticas de los medios digitales dentro de las caravanas de migrantes centroamericanos de 2018, las representaciones politizadas de la inmigración en los medios y los anuncios racializados en las redes sociales que se utilizaron para intervenir en las elecciones de 2016.

Una vez que la traducción al español de mi primer libro esté lista para su publicación en Chile, espero centrarme en otro manuscrito, Marketing Democracy: The Political Ascendency of Latin American Television. Esta investigación se basa en mi libro de 2018 sobre publicidad política chilena durante el Plebiscito de 1988, e incluirá exámenes comparativos de la comunicación política televisada durante tres casos contemporáneos de intervencionismo político televisado: el notable apoyo del gigante de la televisión mexicana Televisa a la candidatura presidencial de 1988 de Carlos Salinas de Gortari y abierta hostilidad a la candidatura de Cuauhtémoc Cárdenas; la elección presidencial brasileña de Fernando Collor de Mello en 1989, que marcó un nuevo punto de referencia para la influencia política de TV Globo; y el papel fundamental de la televisión dentro del auge del movimiento bolivariano en Venezuela, comenzando con el fallido golpe de estado de 1992 dirigido por Hugo Chávez.

De cara al futuro, tengo la intención de iniciar un examen de la dinámica de las “noticias falsas” y una evaluación comparativa de las prácticas de los medios digitales en los movimientos socio-políticos como Black Lives Matter, la campaña presidencial “Marichuy” de 2017, #MeToo, Occupy Wall Street, Trumpismo y QAnon.


Barranquero, A. (2011). Redescubriendo las raíces latinoamericanas de la comunicación participativa para el cambio social. Documentos de Westminster sobre comunicación y cultura, 8 (1). 154-177.

Barranquero Carretero, A., y Sa ́ez Baeza, C. (2017). Epistemologías críticas latinoamericanas hacia un giro biocéntrico en la comunicación para el cambio social: Comunicación desde una perspectiva del buen vivir. Revista de investigación latinoamericana, 52 (3). 431–445.

Couldry, N. y Hepp, A. (2013). Conceptualizando la Mediatización: Contextos, Tradiciones, Argumentos. Teoría de la comunicación, 23 (3), 191-202. doi: 10.1111 / comt.12019.

Couldry, N. y Hepp, A. (2017). La construcción mediada de la realidad. Cambridge, Inglaterra: Polity Press.

LCHC, Laboratorio de Cognición Humana Comparada (2008). Investigación cualitativa: Teoría de la actividad histórico-cultural. Enciclopedia Internacional de Educación. Nueva York: Elsevier.

Martín Barbero, J. (1987). De los medios a las mediaciones: Comunicación, cultura,
hegemonía. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, S.A.

Scolari, C. y Rodríguez-Amat, J. R. (2018). Un enfoque latinoamericano de la mediatización.
Teoría de la comunicación, 28 (2), 131-154.

Szurmuk, M. y Waisbord, S. (2011). El impasse intelectual de los estudios culturales de los medios en América Latina. Documentos de Westminster sobre comunicación y cultura, 8 (1), 7-38.